05 Ago 2022
17 minutos

¿Cuándo es conveniente iniciar un estudio de fertilidad?

El estudio de fertilidad es un conjunto de pruebas que suelen hacerse para comprobar la capacidad de conseguir un embarazo, tanto de la mujer como del hombre. ¿Cuándo hay que iniciar este estudio de fertilidad? Puede que si el embarazo está tardando más de lo que esperábais os preguntéis si debéis iniciar ya las pruebas de fertilidad para comprobar que todo esté bien. 

Nos aclara dudas al respecto el doctor Moisés Moreira, director de la Unidad de Reproducción de la Clínica Segrelles Repro Mir. 

Image
estudio fertilidad

¿En qué momento se debe iniciar el estudio de fertilidad?

Por norma general, el momento de iniciar un estudio de fertilidad depende de la edad de las mujeres. 

Estudio de fertilidad en mujeres menores de 35 años

En general, existen unas indicaciones basadas en la edad de las pacientes. Lo aconsejado es que una mujer con menos de 35 años pueda estar durante un año buscando el embarazo, es decir, teniendo relaciones sexuales sin protección, sin que ello suponga ningún problema ni deba implicar pruebas adicionales.

Inicio del estudio de fertilidad en mujeres mayores de 35 años

Cuando se supera la barrera de los 35 años, el consejo es no esperar más de seis meses. Es decir, si en seis meses de relaciones sexuales sin protección no hay embarazo, es recomendable buscar ayuda médica, y recurrir en cualquier momento al estudio de fertilidad, una vez que haya un diagnóstico.

Pruebas necesarias en un estudio de fertilidad

Como en todas las consultas médicas, se hace una historia clínica y una exploración de la mujer. A nivel de pruebas para tener un estudio de fertilidad completo, estas son algunas de las más habituales: 

  • Estudios analíticos en los que se valoran diferentes hormonas.
  • Estudios cromosómicos, como los cariotipos (que es la información genética de cada uno). 
  • Estudios de la parte masculina: analizar el semen del varón, con sus correspondientes pruebas, e ir profundizando en función de cada caso.

Pruebas para el estudio de fertilidad en primera consulta

Es habitual que en la primera consulta ya se empiece con el estudio de fertilidad. De hecho, lo habitual es empezar ya con la historia clínica, el examen ginecológico y la ecografía, en la que se hace una valoración del útero y de los ovarios. En este primer examen, se suele analizar profundamente la reserva ovárica, buscando los folículos ováricos en esa mujer para tener una idea de su capacidad reproductora a futuro, para poder ver la capacidad que tendrá de responder al tratamiento.

Pruebas complementarias para el estudio de fertilidad

Además de estas pruebas iniciales en la primera consulta, dependiendo de los resultados y de la anamnesis (los datos recogidos en la historia clínica), puede que se requieran algunos estudios adicionales. Es importante individualizar los casos: si en una pareja las pruebas iniciales son normales, se da por concluido el estudio de fertilidad. Pero si se detecta alguna alteración o algunos antecedentes que así lo indiquen, se pueden hacer estudios genéticos más profundos, tanto en el hombre como en la mujer. Por ejemplo, si una mujer tiene una muy baja reserva ovárica y es joven, podemos sospechar, por ejemplo, de un fallo ovárico precoz. En este caso, se haría un estudio genético algo más profundo. 

Otro ejemplo, en casos en los que el hombre tiene una muy mala calidad seminal, también hay estudios genéticos específicos, como es el caso de la microdeleción del cromosoma Y, o el estudio de la fibrosis quística, si es necesario derivarlo al urólogo en caso de detección de varicoceles. En casos de abortos de repetición también se indican estudios más profundos, a nivel sanguíneo, para ver las posibles causas. 

Pruebas de fertilidad según la etapa del ciclo menstrual

Antiguamente se hacían los análisis hormonales entre el segundo y el quinto día del ciclo, porque era el mejor momento para valorar las hormonas FSH, la folículo estimulante y la LH, que es la luteinizante. Era el momento adecuado para tener un reflejo claro del estado del ovario. Ahora, con la aparición de la hormona antimulleriana a nivel de laboratorio, no es necesario esperar a ningún momento determinado, se pueden hacer en cualquier momento del ciclo. La histerosalpingografía sí que requiere de un momento determinado del ciclo: debe hacerse antes de la ovulación para evitar la posibilidad de que haya un embarazo y se pueda perder al realizar la prueba. 

¿Las pruebas del estudio de fertilidad molestan?

Las pruebas consisten en una analítica de sangre. En este caso, la molestia es el pinchazo de la analítica. 

En el caso de la histerosalpingografía, es algo molesta, pero si se informa a la mujer, es más o menos tolerable. Un 90% de las mujeres la definen como una molestia tipo menstrual. Un 5% la refieren como una experiencia horrorosa y un 5% aseguran que no se han enterado de nada. Por eso, lo importante es que se informe y tranquilice a la paciente. La aceptación de las pruebas es muy buena. 

Otra prueba que se suele hacer es la histeroscopia, que permite visualizar directamente el interior del útero. Esta se hace con una ligera sedación y no tiene ninguna molestia para la mujer.

Tiempo de espera para tener resultados del estudio de fertilidad

Habitualmente, entre la primera consulta en la que se realizan las primeras pruebas, y los resultados suele pasar menos de un mes.  Ese mes está determinado principalmente por la demora en tener el resultado del cariotipo, ya que según los laboratorios tarda entre tres y cuatro semanas. El resto de pruebas y analíticas suelen estar completas en una semana. La ecografía se hace en la consulta, con lo cual son pruebas que se hacen de manera muy rápida. De hecho, este es uno de los mitos que se deben eliminar: los estudios y tratamientos no se demoran mucho en el tiempo, al contrario de lo que la gente cree. En un mes se pueden tener ya resultados y tomar decisiones. 

¿Se puede tener diagnóstico en un mes? 

En un mes se puede encontrar un diagnóstico. En el caso de causa femenina, puede ser por patología tubárica, por endometriosis, por ovario poliquístico, por la existencia de pólipos o de miomas. También se puede encontrar una causa masculina de mala calidad seminal. Incluso se pueden descubrir causas mixtas, en las que los dos miembros de la pareja presentan algún problema. 

En ocasiones, encontramos lo que se denomina una esterilidad de causa desconocida: con todos los análisis bien, no se encuentra el porqué esa pareja no consigue quedar embarazada con los exámenes previos que se hacen en la consulta. Realmente en un mes podemos conseguir mucha información y con esta información también el profesional sanitario, ginecólogo, ginecóloga que nos atiende nos puede indicar algún tipo de reproducción asistida. ¿Es así?

El objetivo del estudio de fertilidad es estudiar, diagnosticar y orientar un tratamiento de la manera más rápida posible, para que todo el personal sanitario pueda indicar qué tipo de reproducción asistida es más adecuado.

Tiempo necesario entre el estudio de fertilidad y el inicio del tratamiento

Una vez se recomienda un tratamiento, sea una inseminación o una fecundación in vitro, se intenta iniciar el tratamiento lo antes posible. Volviendo a desmentir el mito de que se tarda mucho en empezar el tratamiento, una vez el estudio de fertilidad está completo, se suele iniciar con la siguiente menstruación. 

En los casos en los que la mujer esté tomando anticonceptivos para control de ciclo o para prevenir la existencia de quistes en los ovarios por irregularidades menstruales, el inicio se realiza de manera automática con la siguiente menstruación o programando el momento de suspender la píldora. Es muy rápido.

Si por algún motivo se demora el tratamiento, se deben repetir algunas analíticas, aunque no todas. Lo habitual es repetir la serología, (analítica de enfermedades infecciosas), para tener la seguridad de que la pareja tiene esos análisis negativos. También se deben repetir análisis hormonales, como por ejemplo el de tiroides y prolactina, que tienen implicaciones en la capacidad de ovulación y de implantación de los embriones. Los cariotipos, en cambio, se realizan una vez en la vida y no hay que repetirlos más.

Consejos del doctor para iniciar un estudio de fertilidad

Cuando una pareja está a punto de iniciar el estudio de fertilidad, el mejor consejo que se les puede dar es que confíen en el equipo médico que tienen delante, que todos trabajamos para hacer lo mejor posible y ayudarles a conseguir su proyecto de vida. También es importante que no se dejen ninguna pregunta en el tintero, ya que no hay preguntas molestas ni incómodas en la consulta y estamos allí para ayudarles siempre.

 


ES-NONF-00287