Concibe
27 Jul 2022
12 minutos

Todo sobre el sangrado de implantación, ¿qué es y cómo puedo reconocerlo?

Cuando se está buscando un bebé surgen dudas muy habituales respecto a los síntomas de embarazo, cómo detectar el embarazo incluso antes de tener el positivo en un test, y qué sensaciones pueden darnos pistas de que hemos conseguido el embarazo, sea de forma natural o con ayuda externa. 

Una de las consecuencias físicas del embarazo es (o puede ser) el sangrado de implantación. 

Image
sangrado

¿Qué es el sangrado de implantación? 

Se trata de un manchado que se da en los primeros días de embarazo y que viene provocado, precisamente, por la implantación del embrión en la pared interna del útero. En este momento, el útero, muy irrigado y vascularizado, recibe al embrión, que al insertarse en el endometrio, puede llegar a romper algunos tejidos al penetrar y provocar el pequeño sangrado. 

¿Cuándo ocurre el sangrado de implantación?

La implantación embrionaria suele darse al séptimo día desde la fecundación, y marca el momento en el que se empieza a sintetizar la hormona Beta-HCG (la que luego detectarán los tests de embarazo). En este momento, el embrión se adhiere al endometrio y es cuando se puede generar el sangrado por implantación, habitualmente ocurre entre seis y diez días después de la fecundación. 

Sí, muy parecido a los días en que tocaría el periodo. 

Pero entonces… 

 

¿Cómo saber si es la regla o el sangrado de implantación? 

Normalmente, las fechas suelen coincidir o acercarse bastante, por lo que son difíciles de distinguir. A pesar de ello, hay algunas claves que pueden ayudar a diferenciar ambos manchados. 

  • La cantidad de sangre: menos sangre que una regla normal, y más ligera. La textura es algo más fina.
  • Coágulos en la sangre: la sangre coagulada es casi exclusiva de la menstruación, por lo que un sangrado de implantación no presentará esta textura coagulada, es mucho más ligero. 
  • El color de la sangre: normalmente, el sangrado de implantación tiene un color menos intenso, aunque algo más oscuro. Aunque no es lo habitual, en algunos casos también puede darse que el sangrado de implantación sea de un color rojo vivo, o rosado.
  • Duración del sangrado de implantación: a diferencia de la regla, que puede durar de 4 a 7 días, el sangrado de implantación suele ser más corto, incluso durar solo unas horas, o alargarse un par de días, pero de una forma mucho más irregular que un periodo normal. De hecho, la menstruación va aumentando de intensidad, mientras que con el sangrado de implantación ocurre todo lo contrario. 

Una vez finalizado el sangrado de implantación, si el embarazo avanza pueden aparecer síntomas como molestias en los pechos, náuseas o malestar digestivo. En el caso de la menstruación, estos síntomas (que también sufren algunas mujeres previos a la regla) suelen desaparecer.

 

Otros síntomas relacionados con la implantación

Si hay sangrado de implantación significa que hay una implantación embrionaria, por lo que es habitual que al pequeño manchado se le añadan mareos frecuentes, náuseas y vómitos, dolores de cabeza, malestar general, cansancio extremo, mucho sueño, sensación de fiebre (o la temperatura basal más alta), ganas de orinar muy a menudo. Todos ellos pueden ser síntomas de embarazo, por lo que si se añaden a un sangrado que se sospecha que es de implantación… puede que realmente haya un embarazo. 

 

¿Hay dolor en el sangrado de implantación?

Puede que tengas reglas un poco dolorosas y que creas que la ausencia de dolor certifica que es el sangrado de implantación… En realidad, el sangrado de implantación puede generar un malestar parecido al de la menstruación, por lo que esta característica no es fiable para distinguir entre periodo y manchado de implantación. 

Puede haber sangrado de implantación sin dolor, y puede que te genere unas molestias parecidas a las de la menstruación. 

Ya sabes, cada mujer es un mundo, y cada embarazo, incluso en la misma mujer, es distinto. 

 

¿Puede haber embarazo sin sangrado de implantación?

Por supuesto que puede ocurrir. De hecho, se calcula que aproximadamente un 30% de embarazos cursan con sangrado de implantación, lo que significa que otro 70% de embarazos no conlleva este pequeño manchado. 

Por lo tanto, no debe preocuparte estar buscando un embarazo y no detectar sangrado de implantación. Si ya tienes una falta, puede que sí estés embarazada. 

La confirmación te la dará el test de embarazo, ya sea con orina o con sangre.

 

¿Existe sangrado de implantación en transferencias embrionarias?

El sangrado de implantación ocurre en el momento en que anida el embrión en la pared del útero, y eso ocurre tanto si el embarazo se ha dado de forma natural, como si se ha recurrido a prácticas de Fecundación In Vitro convencional o una ICSI (Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides).

 

¿Cuándo debe preocupar el sangrado de implantación?

El sangrado de implantación no es preocupante, ya hemos visto que se trata de simples vasos sanguíneos que se rompen al anidar el embrión en la pared del útero. 

Pero si lo que hemos interpretado como sangrado de implantación se mantiene en el tiempo, o aumenta la cantidad de sangre que se expulsa, o incluso aparece dolor abdominal (más allá de las leves molestias que ya hemos comentado), sí que se debe acudir a tu ginecólogo para que valore cuál puede ser la causa del sangrado.

 

Cuando se está esperando un positivo, las ganas de embarazo son tan grandes que puede ocurrir que un sangrado nos asuste más de lo que debería, o al contrario. Hay mujeres que esperan tener este sangrado de implantación, y al no tenerlo, se desaniman. 

Ánimo en cualquier caso, y recuerda: puede haber un sangrado y aun así, estar embarazada (sangrado de implantación), o puede que no tengas ni un solo síntoma de embarazo, tampoco el manchado de implantación, y a pesar de ello, estés embarazada. 

 


ES-NONF-00266