Concibe
12 Sep 2022
12 minutos

6 mitos y 3 verdades sobre el Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP)

A la hora de buscar un embarazo, cualquier variación respecto a la normalidad preocupa mucho a los futuros padres. Si el embarazo no termina de llegar, si la mujer tiene reglas demasiado dolorosas, 
o demasiado seguidas, o demasiado abundantes, siempre surgen dudas. Si, además, la mujer tiene un diagnóstico de SOP o síndrome de ovarios poliquísticos, la preocupación se multiplica.

Pero… ¿Es realmente preocupante tener el síndrome de ovarios poliquísticos? Vamos a descubrir mitos y verdades sobre este síndrome, y qué es exactamente.

Image
Ovarios Poliquísticos

¿Qué es el síndrome de ovarios poliquísticos o SOP?

El síndrome de ovarios poliquísticos o SOP es un trastorno endocrino metabólico en el que la regulación de las hormonas sexuales y metabólicas se encuentra alterada. Esta desregulación puede provocar síntomas muy diversos, pero entre muchos otros aspectos, se puede observar un crecimiento de los quistes presentes en los ovarios.

Por lo tanto, y a pesar de lo que su nombre indica, no tiene nada que ver con un problema únicamente en los ovarios, sino que es un desequilibrio hormonal y metabólico. Algunas definiciones de SOP son “el síndrome del ovario poliquístico ocurre cuando los ovarios o las glándulas suprarrenales femeninas producen más hormonas masculinas de lo normal. Esto causa crecimiento de quistes (cavidades llenas de líquido) en los ovarios.”

Es uno de los trastornos más habituales en mujeres en edad reproductiva.

Síntomas del Síndrome de Ovarios Poliquísticos

Entre los síntomas que pueden darse en mujeres con Síndrome de Ovarios Poliquísticos están los siguientes:

  • Alteraciones en la menstruación
  • Tendencia a la obesidad
  • 
Acné
  • Aumento del vello corporal, especialmente en bigote, barbilla, abdomen y pezones.
Anormalidades ováricas.
  • Caída del cabello.
  • Dificultades para conseguir el embarazo

Mitos sobre el SOP

Ahora que ya tenemos clara una definición sobre el SOP, vamos a ver cuáles de las afirmaciones más típicas alrededor de este síndrome son mitos.

Mito 1: el SOP se puede diagnosticar mediante una ecografía

Este mito viene derivado del hecho de que los quistes se pueden diagnosticar mediante una ecografía. Pero la realidad es que un quiste, per se, no es necesariamente indicador de patología.

Algunos se producen durante el ciclo menstrual, los denominados quistes funcionales. Por lo tanto, que una ecografía muestre algunos quistes no es necesariamente un problema aunque, habitualmente, oír hablar de quistes suele asustar. Tu médico especialista te va a comentar en la revisión ecográfica cuantos quistes o folículos puede ver y si considera que es compatible o no con un ovario poliquístico o un Síndrome de Ovario Poliquístico.

Mito 2: Los anticonceptivos hormonales pueden solucionar el SOP

No pueden curar el Síndrome de Ovarios Poliquísticos, aunque sí es cierto que pueden suprimir y mitigar los síntomas, tanto del SOP como del dolor menstrual.

Mito 3: El dolor es síntoma de SOP

El problema con usar el dolor como síntoma de Síndrome de Ovarios Poliquísticos es que muchos problemas relacionados con la fertilidad femenina implican dolor. Es muy habitual estar diagnosticada de Síndrome de Ovarios Poliquísticos, y, además, padecer dolores de regla, por lo que acaban siendo considerados equivalentes, pero no lo son.

Mito 4: El Síndrome de Ovario Poliquístico y ovario poliquístico es lo mismo

Los ovarios poliquísticos tienen una alteración en la disposición de los folículos. En algunas ocasiones, ni siquiera da síntomas, y en otras, puede implicar reglas dolorosas e irregulares. En el caso del SOP, los ovarios poliquísticos van acompañados de un desarreglo hormonal por el que producen más hormonas masculinas de lo habitual. Entonces sí que se habla de SOP. Lo que sí tienen ambas condiciones es una potencial reducción de la fertilidad. En el caso de los ovarios poliquísticos, pueden llevar a infertilidad porque son mujeres que a veces tienen ciclos irregulares, y por tanto, es más difícil descubrir el momento de la ovulación y sus ventanas fértiles. ​​En caso de SOP, muchas mujeres tienen amenorrea (falta de menstruación por falta de ovulación), por lo que la fertilidad disminuye (mujeres subfértiles o infértiles).

Mito 5: No puedo quedarme embarazada si tengo SOP

Sí que es posible quedarse embarazada padeciendo Síndrome de Ovarios Poliquísticos. Es recomendable consultar con el ginecólogo que te aconsejará sobre tu caso concreto.

Mito 6: Diagnosticar SOP es sencillo

El diagnóstico de SOP es bastante complicado, cada SOP puede tener una manifestación clínica diferente, mujeres diferentes con SOP pueden tener mucha variación en su expresión hormonal, a nivel ecográfico, de analíticas, vello corporal, frecuencia de los sangrados… Actualmente para diagnosticar SOP se utilizan los criterios de Rotterdam, que sirven de guía a los profesionales de la salud para poder realizar un buen diagnóstico.

Verdades del SOP

Pero no todo van a ser mitos y falsedades alrededor del Síndrome de Ovarios Poliquísticos. A continuación, las verdades poco conocidas sobre el SOP.

Verdad 1: Los anticonceptivos hormonales pueden anular los síntomas del SOP

Lo hemos dicho con anterioridad, los anticonceptivos hormonales pueden anular los síntomas, pero no curarlos, como hemos visto en los mitos.

Verdad 2: No hay cura para el SOP

A pesar de que se pueden revertir los síntomas del Síndrome de Ovarios Poliquísticos, no se puede curar este trastorno a día de hoy.

Verdad 3: Confusiones alrededor del nombre

Algunos expertos recomiendan un cambio de nombre de esta condición, para evitar los malentendidos de los que ahora son víctimas muchas mujeres. De hecho, el SOP no es un problema del ovario, sino una condición hormonal, por lo que una de las propuestas para que el nombre no sea tan ambiguo es la de Síndrome Metabólico Reproductivo.

 


ES-NONF-00295