Concibe
29 Jun 2022
15 minutos

Mitos sobre la betaespera

Derribamos los mitos más extendidos sobre la betaespera

La betaespera es el tiempo que pasa desde que se hace la transferencia embrionaria en un proceso de Fecundación In Vitro (FIV) hasta que se puede comprobar si hay o no embarazo, mediante un análisis de sangre.

Es un periodo de mucha incertidumbre para los pacientes y requiere de grandes dosis de paciencia ya que puede durar hasta dos semanas.

Sabemos que es difícil de gestionar emocionalmente y que las mujeres tienden a estar pendientes de cualquier “señal” de su cuerpo por mínima que sea. A raíz de ello, han aparecido un montón de mitos, sin base científica, que aseguran que aumentan las probabilidades de conseguir ese deseado embarazo. En este artículo vamos a desmontarlos y a darte consejos que sí te ayuden con la espera. 
 

Image
Mitos sobre la betaespera


Mitos y remedios populares para betaespera

Lo primero que debes saber es que, si vas a someterte a una transferencia embrionaria, a quien tienes que hacer caso es a tu médico especialista.

Parece un consejo obvio, pero también es verdad que una vez salgas de la clínica de fertilidad y llegues a casa, tu cabeza no va a dejar de dar vueltas. Y caerás en la tentación de preguntar a alguna otra mujer o de mirar por internet qué se dice sobre la betaespera.

Si optas por esta última, ojalá des con este artículo: queremos que tengas información con base científica y demostrada. Sin que caigas en mitos sin fundamento. Sabemos que quieres creer que funcionarán. Y que estás dispuesta a hacer lo que sea para que la beta dé positivo. Así que, vamos al grano, ¿cuáles son esos falsos mitos?

Mito 1: comer patatas fritas de un famoso restaurante de comida rápida

Aunque te parezca increíble, según un estudio realizado por Channel Mum, una famosa web del Reino Unido para familias, el 3% de las mujeres cree que se puede conseguir el embarazo si come estas patatas fritas tras el coito… Algo que, además de subir tu presión arterial, no es nada saludable. Si estás buscando un bebé, lo mejor que puedes hacer es llevar una dieta equilibrada, rica en nutrientes y baja en grasas.

Mito 2: comer piña

Es de sobra conocida la capacidad diurética y antioxidante de esta fruta, pero eso no significa que te tengas que atiborrar de piña durante la betaespera. Si bien este consejo es mucho menos perjudicial que el anterior, tampoco hace falta que te hinches a comer piña. Nuestro consejo es que tomes fruta variada, no solo durante la betaespera, sino como hábito saludable. Sin abusar. Y si puede ser a mordiscos en lugar de en zumo, mejor.

Mito 3: comer chocolate

Esta es una de esas creencias populares que todo el mundo quiere que sea cierta. ¡Nos encanta el chocolate! Su ingesta aumenta los niveles de endorfinas (la hormona de la felicidad). Pero no hay ninguna evidencia científica de que el chocolate, aunque sea negro, ayude a conseguir un positivo en la prueba de embarazo.

Mito 4: ponerse calcetines para evitar los pies fríos

No sabemos a ciencia cierta de dónde ha salido este bulo. Según la medicina tradicional china se asocia el síndrome del “útero frío” a síntomas en el cuerpo de enfriamiento.

Desde un punto de vista totalmente científico, si hay alguna disfunción en el útero, las pruebas médicas lo acreditarán. Si estás en un proceso de fecundación in vitro, ya has pasado por todas las pruebas y te han aplicado un tratamiento específico para tu caso. Si tienes los pies fríos, ponte calcetines (¡claro que sí!). Y si tienes frío en el cuerpo, abrígate más. Cuídate como haces siempre. Ni más, ni menos.

Mito 5: dormir de una posición determinada

Que si ponte boca arriba para dormir, que si no duermas boca abajo para no aplastar el útero... Mira, las posturas al dormir no perjudican ni benefician a la implantación del embrión. El endometrio se encarga mediante movimientos de que el embrión se coloque y mantenga en el interior del útero. Lo que sí te ayuda es descansar bien. Así que ahora más que nunca, trata de dormir a pierna suelta.

Consejos para la betaespera: ¿qué puedes hacer y qué no?

Es normal que este periodo de tiempo de espera desde la transferencia del embrión hasta el resultado de la analítica sea difícil de gestionar emocionalmente. Se juntan emociones muy contradictorias. Por un lado, la ilusión, esperanza y emoción porque el resultado de la beta sea positivo y que una nueva vida se esté gestando ya.

Por otro lado, el miedo, la ansiedad e impotencia por ese (también posible) negativo. Por eso aquí te vamos a dejar una serie de recomendaciones para ayudarte con la betaespera:

  • Reposo de 24h: tras la transferencia, te van a recomendar que te quedes en la cama o el sofá durante un día. Pero solo uno. No eres una enferma ni pasa nada por levantarse. No va a “caerse” el embrión por la gravedad.
     
  • Vida normal: en línea con el argumento anterior, tienes que volver a tus rutinas, tu trabajo, tus hábitos, etc.
     
  • Ejercicio moderado: los extremos no son buenos, así que igual que te hemos dicho que no te quedes en la cama durante la betaespera, tampoco deberías hacer deportes de contacto o que requieran un sobreesfuerzo físico. Ya sabes, ni prácticas de hípica, ni artes marciales, boxeo, etc.
     
  • Alimentación saludable: esto seguro que te lo han dicho desde el momento en que empezaste a buscar el embarazo. Es un consejo básico de salud que no siempre seguimos al pie de la letra.
  • Hidratación: fundamentalmente con agua. Como parte de una dieta equilibrada y saludable, evita el alcohol, los refrescos muy azucarados y las bebidas con gas.
     
  • Controlar la ansiedad: cuanto más tranquila estés, mejor para tu organismo. Tu tensión arterial se mantendrá estable y beneficiará a todo tu cuerpo. Si hablar del tema te altera, no lo hagas. Si te ayuda a mantenerte más relajada, compártelo con tu pareja o alguien muy cercano.
     
  • Desconecta tu mente: puede que durante la espera tengas algunos síntomas en tu cuerpo. Pueden estar provocados por la estimulación ovárica del tratamiento de FIV, o por el tratamiento que estás tomando. Es perfectamente normal y NO están relacionados con un positivo o negativo. De hecho, hay mujeres que no presentan ningún síntoma y tampoco es señal de que sí o no estén embarazadas.

Estas son las recomendaciones más habituales para las mujeres durante la betaespera.

Sin embargo, será el médico especialista el que te aconsejará lo mejor para ti: si considera que debes pedir la baja laboral porque tu trabajo te exige muchos esfuerzos físicos, o si tienes que hacer una dieta especial por tu estado de salud. Él, mejor que nadie, conoce tu historial y qué es lo que te conviene.

Y ante la duda: sentido común y vida saludable. Este es el mejor consejo que podemos darte.

 


ES-NONF-00257