Laia Pascual
14 Nov 2022
12 minutos

Manejo de Síndrome de Ovario Poliquístico a través de la nutrición

Ante la búsqueda de embarazo, siempre es interesante adoptar unos hábitos saludables, pero en casos en los que hay un diagnóstico de Síndrome de Ovario Poliquístico, esta recomendación toma más importancia. En casos de SOP, el manejo nutricional puede marcar la diferencia a la hora de mejorar las posibilidades de embarazo.

Laia Pascual, nutricionista especializada en salud hormonal, nos resuelve dudas sobre SOP y nutrición. Pero antes de nada…

Image
SOP_nutricion

Diferencia entre Ovario Poliquístico y Síndrome de Ovario Poliquístico

Se conoce como ovario poliquístico un ovario con apariencia poliquística, normalmente detectado a través de una ecografía. En cambio, el Síndrome de Ovario Poliquístico es un síndrome que implica otras alteraciones más a nivel metabólico y hormonal.

A nivel nutricional, cambia mucho el manejo del ovario poliquístico con el del Síndrome del Ovario Poliquístico. En casos de ovarios poliquísticos, cuando implican problemas para concebir, desde el punto de vista de la nutrición hay poco margen terapéutico.

En cambio, con SOP, al haber más indicaciones metabólicas y hormonales, sí tenemos mucho más juego.

Tipos de SOP

Hay diferentes tipos de Síndrome de Ovario Poliquístico:

  • SOP insulino resistente. Compone un 70% de los casos.
  • SOP inflamatorio. Viene causado por una inflamación sistémica de bajo grado, pero de forma continuada.
  • SOP adrenal, que es causado también por niveles de estrés también sostenidos en el tiempo.

De estos tres tipos, el que más se puede beneficiar del trabajo con nutrición es el SOP insulino resistente, porque es el que más implicaciones metabólicas y endocrinas tiene.

Nutrición y SOP insulino resistente

A nivel nutricional, con lo que se tiene que jugar más sobre todo es en la cantidad y la calidad de los hidratos de carbono que ingiere el paciente. En estos casos, es muy importante también tener en cuenta el índice glucémico de los alimentos, para poder saber qué grupo de alimentos fomentar, y qué grupos limitar.

La relación de la resistencia a la insulina y el Síndrome de Ovario Poliquístico

Antes de nada, es importante saber que la insulina es una hormona que es sintetizada por el páncreas. La función de la insulina es encargarse de que las células aprovechen los nutrientes, además de regular los niveles de glucosa en sangre.

En algunas pacientes con SOP puede haber una alteración en estos receptores y no pueden hacer que la glucosa entre en las células, por lo que se mantiene en sangre. Como esta glucosa no entra, hay más niveles de insulina, y esta sobreproducción deriva en un hiperandrogenismo.

Enfoque nutricional para el SOP insulino resistente

Entre el 40 y el 60% de las mujeres que tienen SOP tienen sobrepeso, por lo que la primera línea de tratamiento sería la pérdida de peso ponderal. Si hay normopeso o bajo peso, por supuesto no hay que perder peso, pero sí jugar con los hidratos de carbono: tanto mejorar la calidad de los hidratos que se consumen, como moderar las cantidades.

Para ello, es de mucha utilidad el índice glucémico. Se trata de una medida que nos dice a qué velocidad aumenta la glucosa en sangre en función del alimento que consumimos.

La cocción influye en el índice glucémico, por tanto, los alimentos deberían cocerse al dente. Por ejemplo, la pasta no se debería hacer muy cocida porque el índice glucémico aumenta, y la glucosa en sangre también. También influye la maduración de los alimentos: el plátano tiene un índice glucémico de 40, mientras que un plátano maduro llega al 65.

Lo mismo ocurre con la cocción. Una zanahoria cruda tiene un índice glucémico de 30, y aumenta a 85 cocinada.

Ahora se conoce mucho el concepto de almidón resistente. Se basa en cocinar alimentos ricos en hidratos de carbono y dejar enfriar. Así, se forma una fibra soluble y va directamente al colon, no se absorbe en el intestino delgado, la glucosa en sangre no aumenta y actúa como un probiótico (da de comer a nuestra flora bacteriana), y además, nos ahorra ese aumento de glucosa en sangre.

Signos de mejora de la resistencia a la insulina

Sobre todo en mujeres que tengan sobrepeso u obesidad, lo primero que se ve es, obviamente, una pérdida de peso. En pacientes que tienen normopeso, la mejora se nota en cambios en la clínica asociada a este hiperandrogenismo (el aumento de vello facial o corporal, alopecia, acné).

Si tienen irregularidades menstruales, la mejora implica que se detectan unos ciclos menstruales mucho más regulados.

La dieta cetogénica y el SOP

La dieta cetogénica, que se ha puesto de moda, no está hecha para todo el mundo. Es cierto que juega con los hidratos de carbono, y hasta se podrían consumir 50 gramos (muy poco), pero no todo el mundo podría llevar una dieta como esta.

De hecho, para recomendar este tipo de dieta, debería haber otras indicaciones, como por ejemplo, una resistencia la insulina muy ajustada o una diabetes detrás.

Síndrome de Ovario Poliquístico y vegetarianismo o veganismo

No hay ningún problema en llevar una dieta vegetariana o vegana con un Síndrome de Ovario Poliquístico si se tienen en cuenta las recomendaciones que hemos comentado previamente.

Consumo de lácteos y SOP

Aunque el consumo de lácteos genera mucha controversia, lo cierto es que hay una hormona, la IGF-1, presente en las vacas y muy parecida a una que tenemos nosotras en nuestro cuerpo.

Si consumimos muchos lácteos provenientes de la vaca, puede ser que nuestros niveles de andrógenos en sangre también aumenten, y por lo tanto que el acné, la alopecia y el hirsutismo se vean empeorados.

Sería mejor evitarlo, y usar alternativas como consumir bebidas vegetales, yogures vegetales enriquecidos en calcio y lácteos de vaca u oveja y lácteos fermentados.

Adaptar el suplemento de fertilidad en caso de SOP

Las mujeres que tienen Síndrome de Ovario Poliquístico que buscan embarazo sí que deberían adaptar el suplemento fertilidad según les indique su profesional de confirnaza. De hecho, hay mucha evidencia científica sobre el inositol. También se ha visto que la resistencia a la insulina y el hiperandrogenismo ha mejorado en personas que tienen correctos niveles de vitamina D.


 
REFERENCIAS
  1. McCartney, C. R., & Marshall, J. C. (2016). Polycystic ovary syndrome. New England Journal of Medicine, 375(1), 54-64.
  2. Marshall, J. C., & Dunaif, A. (2012). Should all women with PCOS be treated for insulin resistance?. Fertility and sterility, 97(1), 18-22.
  3. Pasquali, R., & Gambineri, A. (2012). Cortisol and the polycystic ovary syndrome. Expert Review of Endocrinology & Metabolism, 7(5), 555-566.
  4. González, F. (2012). Inflammation in polycystic ovary syndrome: underpinning of insulin resistance and ovarian dysfunction. Steroids, 77(4), 300-305.
  5. Porchia, L. M., Hernandez-Garcia, S. C., Gonzalez-Mejia, M. E., & López-Bayghen, E. (2020). Diets with lower carbohydrate concentrations improve insulin sensitivity in women with polycystic ovary syndrome: a meta-analysis. European Journal of Obstetrics & Gynecology and Reproductive Biology, 248, 110-117.
  6. Frary, J. M., Bjerre, K. P., Glintborg, D., & Ravn, P. (2014). The effect of dietary carbohydrates in women with polycystic ovary syndrome. Minerva Endocrinol, 10(10).
  7. Barrea, L., Marzullo, P., Muscogiuri, G., Di Somma, C., Scacchi, M., Orio, F., ... & Savastano, S. (2018). Source and amount of carbohydrate in the diet and inflammation in women with polycystic ovary syndrome. Nutrition research reviews, 31(2), 291-301.
  8. Unluhizarci, K., Karaca, Z., & Kelestimur, F. (2021). Role of insulin and insulin resistance in androgen excess disorders. World Journal of Diabetes, 12(5), 616.
  9. Sam, S. (2007). Obesity and polycystic ovary syndrome. Obesity management, 3(2), 69-73.
  10. Eslamian, G., Baghestani, A. R., Eghtesad, S., & Hekmatdoost, A. (2017). Dietary carbohydrate composition is associated with polycystic ovary syndrome: a case–control study. Journal of Human Nutrition and Dietetics, 30(1), 90-97.
  11. Vlachos, D., Malisova, S., Lindberg, F. A., & Karaniki, G. (2020). Glycemic index (GI) or glycemic load (GL) and dietary interventions for optimizing postprandial hyperglycemia in patients with T2 diabetes: A review. Nutrients, 12(6), 1561.
  12. He, Y., Shi, L., Qi, Y., Wang, Q., Zhao, J., Zhang, H., ... & Chen, W. (2022). Butylated starch alleviates polycystic ovary syndrome by stimulating the secretion of peptide tyrosine-tyrosine and regulating faecal microbiota. Carbohydrate Polymers, 287, 119304.
  13. Chen, W., & Pang, Y. (2021). Metabolic Syndrome and PCOS: Pathogenesis and the Role of Metabolites. Metabolites, 11(12), 869.
  14. Adedayo, B. C., Adebayo, A. A., Nwanna, E. E., & Oboh, G. (2018). Effect of cooking on glycemic index, antioxidant activities, α‐amylase, and α‐glucosidase inhibitory properties of two rice varieties. Food Science & Nutrition, 6(8), 2301-2307.
  15. Bahado-Singh, P. S., Riley, C. K., Wheatley, A. O., & Lowe, H. I. (2011). Relationship between processing method and the glycemic indices of ten sweet potato (Ipomoea batatas) cultivars commonly consumed in Jamaica. Journal of Nutrition and Metabolism, 2011.
  16. Birt, D. F., Boylston, T., Hendrich, S., Jane, J. L., Hollis, J., Li, L., ... & Whitley, E. M. (2013). Resistant starch: promise for improving human health. Advances in nutrition, 4(6), 587-601.
  17. Grotendorst, G. R., Lau, L. F., & Perbal, B. (2000). CCN proteins are distinct from and should not be considered members of the insulin-like growth factor-binding protein superfamily. Endocrinology, 141(6), 2254-2256.
  18. Tymchuk, C. N., Tessler, S. B., & Barnard, R. J. (2000). Changes in sex hormone-binding globulin, insulin, andserum lipids in postmenopausal women on alow-fat, high-fiber diet combined with exercise. Nutrition and cancer, 38(2), 158-162.
  19. Ethirajulu, A., Alkasabera, A., Onyali, C. B., Anim-Koranteng, C., Shah, H. E., Bhawnani, N., & Mostafa, J. A. (2021). Insulin Resistance, Hyperandrogenism, and Its Associated Symptoms Are the Precipitating Factors for Depression in Women With Polycystic Ovarian Syndrome. Cureus, 13(9).
  20. Yuan, X., Wang, J., Yang, S., Gao, M., Cao, L., Li, X., ... & Sun, C. (2020). Effect of the ketogenic diet on glycemic control, insulin resistance, and lipid metabolism in patients with T2DM: a systematic review and meta-analysis. Nutrition & Diabetes, 10(1), 1-8.
  21. Menzel, J., Jabakhanji, A., Biemann, R., Mai, K., Abraham, K., & Weikert, C. (2020). Systematic review and meta-analysis of the associations of vegan and vegetarian diets with inflammatory biomarkers. Scientific reports, 10(1), 1-11.
  22. Abedal-Majed, M. A., Springman, S. A., Jafar, H. D., Bell, B. E., Kurz, S. G., Wilson, K. E., & Cupp, A. S. (2022). Naturally occurring androgen excess cows are present in Dairy and Beef Herds and have similar characteristics
  23. Miao, C. Y., Fang, X. J., Chen, Y., & Zhang, Q. (2020). Effect of vitamin D supplementation on polycystic ovary syndrome: A meta‑analysis. Experimental and therapeutic medicine, 19(4), 2641-2649.

 


ES-NONF-00328