Concibe
19 Oct 2022
10 minutos

De la punción ovárica a la transferencia: desarrollo en el laboratorio

¿Qué pasa y cómo podemos actuar entre la punción ovárica y la transferencia? Te contamos qué ocurre en el laboratorio durante este tiempo. Cuando una pareja empieza un tratamiento de reproducción asistida con fecundación in vitro, la primera fase es la estimulación ovárica. En esta fase, la paciente tiene un papel más bien activo: tiene que ir medicándose, ir a controles médicos y cuidarse en general. 

Image
puncion

El momento de la punción ovárica

En el momento en el que se decide ir a punción ovárica porque el equipo médico considera que los óvulos ya están maduros, se extraen los óvulos y pasan al laboratorio.
Y este impasse de espera entre que se extraen los óvulos de la mujer y el día de la transferencia embrionaria suele generar algo de intranquilidad. Son unos días en los que la mujer ya no tiene un papel tan activo, sino más bien expectante.

Recomendaciones para el periodo entre la punción ovárica y la transferencia embrionaria

Es importante que esta época se viva con ilusión, estar tranquila, cuidarte y mimarte. A pesar de ello, la realidad es tozuda, y nos muestra que para muchas parejas son días de muchos nervios e incertidumbre. Hay que entender que lo más habitual, incluso en las mejores condiciones, es que no todos los óvulos que se extraigan puedan llegar a blastocistos. Esto es lo normal, y no hay que preocuparse. Por lo tanto, para conseguir un poco de esta calma que sería deseable, te desvelamos los pasos que seguirá el embrión en el laboratorio.


El día de la punción

Normalmente, el mismo día de la punción ovárica se comunica a la mujer (o la pareja) cuántos óvulos se han obtenido, y en ocasiones, si es posible, también se comunica si estos son maduros o no. El mismo día de la punción, en el laboratorio, estos óvulos se fecundan, ya sea con el espermatozoide de forma espontánea, con una FIV convencional (el óvulo se coloca en una concentración de espermatozoides) o con una ICSI (mediante la que se inyecta un espermatozoide directamente dentro del óvulo).

Día después de la punción en el laboratorio

Al día siguiente a la punción, el embriólogo podrá ver si estos óvulos se han fecundado o no, y entonces pasan a ser embriones fecundados (o pre-embriones). En este día, el laboratorio o el equipo médico puede comunicar a la mujer cuántos de los óvulos que le extrajeron han podido ser fecundados.

Día 2

En este segundo día, después de que se haya generado un embrión, se empiezan a dar las primeras divisiones, y se van generando más células.

Día 3 después de la punción

En este día, continúa la división. Con estos desarrollos, el embriólogo puede ver si estas divisiones son simétricas, si el crecimiento va a una velocidad adecuada, si hay cualquier cambio en la normalidad… Eso permite al laboratorio evaluar el potencial de evolución de los embriones y las posibilidades de éxito en caso de implantación.

Día 4 de desarrollo embrionario

Se trata de un día que habitualmente es muy poco informativo, porque las células se están reorganizando, y hasta el día cinco no se suele llegar al estadio de blastocisto.

Día 5/6: el blastocisto

En este quinto día, el hecho de llegar a blastocisto permite ver mucha evolución. En ocasiones, se llega a la etapa de blastocisto en el día 6. La información durante estos días dependerá del tipo de centro, pero lo más corriente es que lo haga el propio laboratorio, el profesional de enfermería o de ginecología de la unidad de reproducción.


¿Cuándo se realiza la transferencia embrionaria?

Habitualmente, las transferencias se realizan o bien el día 3 o a partir del momento en el que es blastocisto (quinto o sexto día). Lo más importante es saber que el laboratorio nos irá informando durante todo el proceso sobre el desarrollo del embrión.

La comunicación con el laboratorio o la clínica antes de la transferencia

Lo más habitual, como ya hemos mencionado, es que el equipo del laboratorio o el equipo médico se encargue de mantenerte al día de la evolución de los óvulos y de los embriones fecundados. Como pacientes, podéis pedir que os llamen en un horario que os encaje bien, para poder estar tranquilos en el momento en el que os vayan dando la información.

También podéis manifestar si preferís que todas estas novedades os las envíen por correo electrónico, o incluso si preferís no recibir ninguna comunicación hasta el momento de la transferencia. En definitiva: el tiempo que va de la punción ovárica a la transferencia suele ir acompañado de incertidumbre, pero conocer lo que ocurre en el laboratorio y tener una comunicación abierta y sincera con ellos puede ayudar a sobrellevarlo mejor.

 


 
REFERENCIAS
  • Bortoletto, P., Bakkensen, J., & Anchan, R. M. (2017). Embryo transfer: timing and techniques. Minerva Endocrinologica, 43(1), 57-68.
  • Practice Committee of the American Society for Reproductive Medicine. (2017). Performing the embryo transfer: a guideline. Fertility and sterility, 107(4), 882-896.
  • Shapiro, B. S., Richter, K. S., Harris, D. C., & Daneshmand, S. T. (2001). A comparison of day 5 and day 6 blastocyst transfers. Fertility and Sterility, 75(6), 1126-1130.
  • Mazure, C. M., & Greenfeld, D. A. (1989). Psychological studies of in vitro fertilization/embryo transfer participants. Journal of in vitro fertilization and embryo transfer, 6(4), 242-256.

 


ES-NONF-00301